03 septiembre, 2007

Aventura colectiva

Después de una hermosa jornada laboral (escribo hermosa solo por si mi jefe lee esto, pero en realidad fue una bosta), a mi mente solo le queda resto para pensar en una sola cosa...VOLVER A CASAAAA!!!
Camino rápido las cinco cuadras hasta la parada del primer colectivo que debo tomar. Increiblemente vino rápido, y ya me veo arriba del bus rumbo a mi hogar... pero NOOOO, a pesar de levantar la mano para pararlo, NO PARA ¿Venía lleno? No. ¿Se quedó sin frenos? No, frenó en el semáforo que está a dos cuadras. ¿El chofer es ciego y no me vió? Por el bien de todos, espero que no. ¿Entonces? No sé. Solo sé que el otro colectivo tardó 10 minutos y vino ¿cómo decirlo?...hasta las bolas. Y, como manda la ley de los colectiveros, colectivo lleno colectivo que para.
Como pude subí y como un gil pagué boleto (el porqué pagamos boleto para viajar como viajamos es tema para otro post). Sin posibilidad de avanzar, o de respirar normalmente, tengo que aguantar que alguien (imposible saber cual de los 60 pasajeros fué) me pregunte/ordene -¡¿No podés pasar mas al fondo?! -.
Como soy un caballero y detesto la violencia le contesté de buenas maneras con un -¡¡¿¿y a donde mi**da querés que pase?!!- Ante la altura de mi respuesta (y el elevado tono de voz), obtuve un respetuoso silencio como respuesta.
Luego de un rato de viaje y de pisar a un número elevado de gente, logré instalarme en un lugar que al menos me permitía mover la cabeza (para ver donde bajar).
El señor chofer (y solo escribo señor porque recuerden que soy un caballero), cumplía a rajatabla la ley del colectivo lleno que para. Y paraba solo para gritarle a la gente que quería subir -¡¡NO VEN QUE NO HAY MÁS LUGAR!!-, luego arrancaba sin importar si arrastraba a alguien o no. (espero que no, pero no estoy seguro).
Plaza Flores. Acá me bajo. Lo que significa que, 2 paradas antes, comienzo a moverme hacia la puerta. -Permiso-, -¡Disculpe!-, -¿Baja en la próxima?-, -¡PERMISOO!-, -¡QUE TE RECONTRA!-.
¡Al fin bajé! Pero no terminó mi experiencia extrema en un transporte de Bs. As. NOOOO.
Me falta el segundo colectivo.
Al llegar a la parada, observo que la fila de espera está, ¿cómo decirlo?...hasta las bolas.
La diferencia es que en este lugar (Plaza Flores) están los inspectores de las líneas que paran aquí, y entonces se cumple otra ley de los colectiveros que dice que donde hay inspector, me aguanto las ganas de acelerar y freno en la parada.
Claro que esto no garantiza poder subir en el primer bondi que pare, ya que viene ¿cómo decirlo?...muy lleno (osoooooo!!)
En fin, al tercero que vino pude subir, y creo que no hace falta repetirles los detalles de la segunda parte del viaje. Lean más arriba y listo.
Solo voy a agregar que, subió una señora (o señorita) embarazada y mágicamente a los que ocupaban los primeros asientos, les agarró un sueño tan fulminante que se durmieron en el acto. Por suerte el chofer tenía una voz de un tono importante y con un -¡¡A VER UN ASIENTO PARA LA SEÑORA!!- los despertó a todos en el acto.
Y aquí estoy, contento de sobrevivir a una aventura digna de una película de Indiana Jones, y lamentando vivir tan lejos del trabajo mientras miro con cariño la bicicleta...



No te entregues

7 comentarios:

Carolus dijo...

Muy buen blog, le felicito. Tal vez le interese leer EL ARTE DE LA VENTAJA, libro virtual para descargar en

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

¿Siente que el trabajo, la responsabilidad y el esfuerzo son necesarios pero insuficientes para alcanzar el éxito y para sobrevivir?. Usted ya ha visto demasiados ejemplos, quizás ya ha sentido esa sensación de estar estancado. ¿Entonces, qué más es necesario? Ver cómo lograr el éxito con astucia en el mundo. Lo que te han contado no es suficiente para triunfar: los conocimientos de este libro se aplican de forma inmediata con resultados excelentes. Nada mas leerlo ya lo practicas.

Mas libros en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Un saludo

Stella dijo...

Uh...cuando yo estaba embarazada me embolaba viajar en bondi porque me daba verguenza ajena que nadie me ofreciera el asiento! Ademas es un peligro viajar asi con el bondi lleno y la panzota enorme!
Y encima hoy y mañana los del tren Roca están de paro..no me quiero imaginar lo que va a ser viajar en colectivo...

Ah, y decile al Carolus, que cuando edite el libro "LA VENTAJA DE VIAJAR EN BONDI Y NO MORIR EN EL INTENTO" te avise!
jajajaa

Almendra dijo...

Já! cuando yo estaba embarazada era la más ferviente defensora de mi derecho al asiento, cualquier integrante de mi familia que estuviera viajando conmigo hacía como que no me conocía.

Una vez le pedí el asiento a un señor sin ver las muletas que estaban a su lado, no se si se sintió intimidado o qué, pero me lo dió, no sabía de que manera pedirle disculpas, y por más que le rogué que se volviera a sentar y a pesar de haberse desocupado otros asientos, no se sentó, se quedó parado, conversando conmigo hasta que se bajó.

Resultó re piola el rengo, pero cada vez que me acuerdo me vuelve a invadir esa mezcla de culpa, vergüenza, pena...

Si, adhiero,
un garrón viajar en colectivo...

Ulises dijo...

los que no ceden el asiento son lo peor !

si estoy en un bondi (viajando parado) y sube alguien que necesita el asiento, soy de esos que saltan y le exigen a otros que se lo den.
algunos como que se enojan y te pelean "ehh.. sii.. y vos quién sos... yo tambien pagué el boleto y quiero bajar sentado"

pero loco te pensás que nunca vas a ser viejo ?
que tu mujer nunca puede quedar embarazada y necesitar viajar en bondi ?
no te das cuenta que si el colectivo choca ese viejo o mujer embarazada se pueden hacer mierrda ?

en fin.
ojalá te sea más leve la próxima.
saludos chaval.

Tomás Münzer dijo...

Jajaja, la de los que se hacen los dormidos es genial, a mi hermana le pasaba, pero ya está, lo solucionó pariendo a su hija...

Dalma dijo...

A mi me toco ir parada en el bondi con 8 meses de embarazo.
Le ponia la panza en la cara a los "seudo dormidos" pero no habia caso, se ve que el sueño era muy profundo.
Es por eso que ahora no doy el asiento. Aunque suba Stephen Hawking.

juano dijo...

pero que te crees que somos? ganado?