15 abril, 2008

Monstruos hermosos (Parte 1)

Ante todo, gracias por la paciencia (si es que la tuvieron).
La ausencia fue más prolongada de lo esperado.
Primero la mudanza, luego Fibertel no vino en la fecha pactada porque ese día llovió y no hacen las conexiones los días de lluvia.
Y finalmente, nos fuimos una semana a Mina Clavero, Córdoba.
Pero aquí estoy finalmente, con Internet y ganas para escribir.
Muchas cosas pasaron en esta ausencia bloguera: Paro del campo, cacerolazos pseudo-golpistas, piqueteros oficialistas actuando como gendarmes, y muchas otras que dan para escribir 20 posts.
Pero quiero compartir otras cosas.
Este blog tiene el nombre que tiene porque la sensación diaria del que escribe, o sea yo, es la de estar en un carrito de tren fantasma del cual quiero bajar desesperadamente.
Pero pasaron cosas realmente lindas en este tiempo, y la verdad es que el tren fantasma a veces tiene monstruos muy hermosos.
Como no me gusta escribir posts muy largos y las cosas que quiero contar requieren de mucha extensión en la escritura (y en la lectura), postearé en dos partes.

Cuando en el trabajo conté que conseguimos finalmente una hermosa casa y que nos mudábamos, dos compañeros de trabajo (a los cuales conozco hace menos de un año), Luis y Ezequiel, se ofrecieron a hacer la mudanza. Ellos están acostumbrados al manejo de muebles y cajas. También se ofreció el fletero que trabaja diariamente con nosotros, Luis, padre de Luis (a quien le decimos Luisito)
Dos días antes de la mudanza, hubo que ir a buscar una heladera, una cocina y un lavarropas.
Luis y Luisito fueron a buscarla a Barrio Norte durante el horario de trabajo para después encontrarse conmigo luego de que yo terminara mi horario laboral, e ir a buscar a Mataderos la cocina y el lavarropas.
Cargados estos en la camioneta, los llevamos a Lomas del Mirador donde vivo. Me ayudaron a bajar todo y con Luisito subimos dos pisos hasta la terraza el lavarropas.
Al terminar les pregunté cuanto les debía, y la respuesta fue un rotundo -¡nada!-. Por supuesto que les dije que no podían no cobrarme y Luis me dijo -mirá Fer, nosotros a vos te queremos mucho, recién lográs empezar una vida juntos con tu mujer y tu hija, guardá la plata y gastala en ellas. ¡¡Y no insistas porque me voy a enojar!!-
No supe que decir, excepto gracias. Y me quedé parado en al puerta de la casa.
(fin de la parte 1)





No te entregues.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Pri!!! Luis y Luisito al gobierno!!! :P

Sí, últimamente encontramos consuelo en las persoans cercanas, porque con las cosas que pasan en el mundo, y ni vayamos tan lejos, en Argentina, con la derecha que nunca va resignar un centavo, a veces uno tiende a ser pesimista. yo todavía no, tal vez porque siempre me gustaron los trenes fantasmas :P, pero el camino es duro. Igual hay que recorrerlo, creo, vale la pena.

Anónimo dijo...

Attention! See Please Here

MC dijo...

Grande Fer!!!!!!
El finde vamos todos a comer a tu casa ¿Sí?
En serio, mucha "merde" para la flia en la nueva casa y felicitaciones por el nuevo look del blog.

Besos y abrazos
Martin

SIL dijo...

Que bueno!! es el comienzo de todo lo bueno que se merecen.

Me alegro mucho, y les deseo lo mejor, un abrazote para los 3!!

(Muy lindo como quedó el blog!!)

hasta prontito!!

Brujofer dijo...

Tomás: Vale la pena recorrerlo, claro que si. Eso sí, para el lado izquierdo en lo posible.

Tincho querido: Gracias por la "merde". Bancá que acomodemos las cosas y hago una reunión titiritera a todo trapo (y gomaespuma)
Te abrazo enormemente.

Sil: Gracias. El comienzo fué muy lindo. Esperemos que el resto de la peli sea igual.

Almendra dijo...

Hola, estás ahí, no??

juano dijo...

volvistessss!

Estar latiendo dijo...

¿Y si te digo que se me llenaron los ojos de lágrimas?
Esas cosas pasan y como pasa siempre: nos hace llorar la gente con sus mierdas, pero también lo hacen con sus maravillas.
Brindo por todo lo lindo que les está pasando.
(Y sorprendente el nuevo look, pero no para un titiritero...;))

besos:

Ju