01 mayo, 2008

Día del trabajador

1º de Mayo. El día de los trabajadores.
El día en que se recuerda a los trabajadores asesinados en Chicago, en la “tierra de la libertad”.
El día en que se recuerdan a los millones de trabajadores asesinados en vida, hoy mismo.
El trabajo, siempre poco, casi siempre mal pagado, a veces esclavo.
Hoy les digo feliz día del trabajador, a todos aquellos que hacen andar al mundo a fuerza de voluntad, para que sepan que sabemos que existen y que un mundo distinto para ellos, para todos, está llegando.
Feliz día del trabajador yerbateros del chaco, de misiones, de cualquier parte, viviendo en ranchos de ramas y hojas en las plantaciones, levantando toneladas de yerba por casi nada.
Feliz día del trabajador mineros de la patagonia, de África, de Bolivia, de cualquier parte, respirando mierda, muriendo jóvenes, enterrados días enteros por la comida del día.
Feliz día del trabajador costurer@s del bajo flores, encerrador en talleres textiles, durmiendo junto a las máquinas, cosiendo ropa de marca por unos centavos.
Feliz día del trabajador niños trabajadores-esclavos de Vietnam o Paquistán, cosiendo los botines, pelotas y remeras que usarán las grandes ligas de fútbol del mundo.
Feliz día del trabajador mensajeros en moto o bicicleta, sin seguro, trabajando en negro, esquivando colectivos y camiones llevando correspondencia por un porcentaje, y esquivando la muerte en cada cruce.
Feliz día del trabajador obreros de la construcción, sin obra social, sin seguridad, sin cascos ni andamios, muriendo todos los días en derrumbes de futuros edificios de oficinas.
Feliz día del trabajador peones de campo, de granjas, manipulando venenos y mierda sin guantes ni barbijo, sin obra social y encerrados con alambres electrificados.
Feliz día del trabajador trabajadores de la salud, salvando vidas sin gasas, ni algodón, ni jeringas, ni remedios, ni hospitales, ni sueldo.
Feliz día del trabajador maestr@s y profesor@s, maltratrados, abandonados en las aulas sin respaldo de autoridades ni padres, mal pagados.
Feliz día del trabajador a los 2300 despedidos del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, a quienes llamaron “ñoquis” a pesar de levantarse a las 6 de la mañana todos los días para concurrir a trabajar y no cobrar por meses.
Feliz día del trabajador a las mujeres del mundo, que trabajan a la par de los hombres y cobran menos, acosadas, abusadas.
Feliz día del trabajador jubilados y jubiladas, quienes trabajaron toda la vida y hoy se congelan o se cocinan haciendo cola para cobrar unos pocos pesos, un insulto a una vida de trabajo.
Feliz día del trabajador a los que día a día, compran el diario o lo manguean para buscar ese empleo que los dignifique.
Feliz día trabajadores y trabajadoras del mundo entero, a los que persiguen utopías, a los que luchan, a los que apoyan, a los que no callan, a los que desean trabajar para vivir y no vivir para trabajar, a los que sueñan, a los que construyen.
FELIZ DÍA DEL TRABAJADOR.





No te entregues.

8 comentarios:

Almendra dijo...

Lindo post, lindo vos.

Leelee Melody dijo...

igualmente

hoy el dia esta genial para quedarse en la casa a torrar

Leelee Melody dijo...

igualmente

hoy el dia esta genial para quedarse en la casa a torrar

Brujofer dijo...

Almen: Gracias, linda

Leelee: Muy lindo tu blog. Me pegué una vuelta. Me encantó tu aclaración de que sos adolecente.
Mi adolecencia quedó tan lejos...

Almendra dijo...

adoleSCente-adoleSCencia... hasta un adolescente lo sabe...

Ra dijo...

feliz dia!

hacia mucho que no leia tu blog y vos hacia mucho que no actualizabas.

voy a seguir pasando cada tanto ;)

SIL dijo...

Feliz dia para vos, que seguís queriendo dar una vuelta màs, que seguis haciendo, que seguis luchando, que seguis, seguis, y seguis...

Un besote!

Rodolfo Librero dijo...

Brujofer:
Fantástico, increíble, genial, y en esto incluí tu fastidio y el mio. Te autorizo en mi nombre; que conviertas un político en algo inservible, como una tachuela, un clavo, y una pala, y esto último para cuando se muera, se entierre a si mismo sin una puta lagrima de nuestra parte sirviendolé de consuelo, en el último instante de la vida que nos presto la hemos pagado con creces, hemos perdido y hemos servido al nefasto, ladrón de cien años, ladrón perdonado por nuestra muestra solidadaria ni como ladrón ni válido como perdón, solo un estorbo de alimentarlo en el no vale siquiera de nuestras lo agobiante de nuestra historia como trabajadores. El peso de un estorbo
el pedo de nuestra historia de fracasos, sin la clarividencia que cuenta que nunca puesto los pies sobre para que le sirva de algo y se entierre el solo entre nuestras despavoridas objeciones de vemgamzas. Brujo un gran abrazo para los tuyos. En especial para esa excelente mujer Almendras, esta demás de un reconfortante beso de abuelo a la bebe. incertidumbres de