30 diciembre, 2008



-¡Que chiquitos!-
Ese fué mi pensamiento el 30 de Diciembre de 2004 cuando a las nueve de la noche pasaba en el 132 por plaza Once.
Se estaba formando la cola para entrar al recital de Callejeros, y esa frase se formó en mi cabeza.Y esas palabras volvieron como un disparo a las 2 de la mañana en la casa de mi padre, cuando encendimos la tele y vimos la noticia.
-¡Que chiquitos!- recordé, y estallé en llanto.

Creo que nunca se podrá castigar a todos los responsables de la masacre, a todos y cada uno de los que por acción u omisión prepararon el escenario donde se desarrolló esta tragedia: Una sociedad que no educa a sus ciudadanos a amar la vida.
Así, tan simple.
Si todos entendiéramos que no hay nada más valioso que la vida, cualquier vida, hoy no estaríamos recordando con dolor y bronca muertes como estas. Si todos entendiéramos que vivir es natural y morir envenenado no lo es, no habría empresarios que fabrican trampas mortales disfrazadas de estadio para recitales, ni bomberos, policías ni inspectores que acepten dinero a cambio de ceguera, ni padres que envíen a sus hijos muy menores a ver una banda de la cual no sabían ni el nombre. Tampoco jóvenes que creyeran que tirar pirotecnia en un lugar cerrado con miles de seres humanos alrededor era disfrutar de un espectáculo, ni funcionarios calienta sillas que no cumplen lo que ellos se comprometiron a cumplir.
Pero en esta tragedia como en otras, se puede ver que el amor por la vida es algo que nace y crece y permanece dentro nuestro.
La mayoría de los chicos muertos esa noche no murieron quemados; envenenaron sus pulmones con el humo tóxico entrando a buscar a quienes aún estaban atrapados dentro del edificio. Pudieron correr lejos, pero volvieron una y otra vez a rescatar a esos otros que los necesitaban.
Gente que volvía a sus casas en los numerosos colectivos que pasan por Plaza Once que bajaron corriendo a socorrer a quienes estaban sofocados en la calle. Muchos entraron también a Cromañón a intentar sacar a cuantos pudieran.
La gente que estaba en el boliche bailable "El Elefante Blanco", al lado, fueron los primeros en socorrer a los chicos que salían. Los "peruanos ladrones" como les gusta llamarlos a la mayoría de los argentinos, fueron los primeros en confortar y dar refugio a los que lograron salir. Y también muchos entraron al infierno a buscar a los que estaban muriendo.

Cuatro años pasaron desde esa noche de terror.
Cuatro años, y poco y nada se esclareció.

Entendamos de una vez que vivir es natural, y morir envenenado en un recital, no lo es.



No te entregues.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Sí, qué garrón, vist que cuando pasan estas cosas te acordás exactamente qué estabas haciendo. Yo llegada de joda con un amigo y prendí la radio y nos quedamos del orto cuando empezaban a tirar números de muertos...

Feliz año nuevo, Brujo, y mandale saludos s Almendray decile que me comente para llegar al objetivo, jaja :P

Natu dijo...

Es verdad brujo, es triste que se tenga que lamentar algo que no tendria que haber ocurrido o por lo menos podria haberse evitado con solo un poquito de concientización.
Feliz 2009 para ti y tu flia!!
besos

Ra dijo...

todo bien, pero que abran la calle!!!

(y que razonen un poco antes de hablar)

Dalma dijo...

Estuve cerca de ahí cuando fui a buenos aires... realmente lamentable lo que sucedio

Feliz 2009 para vos y tu familia

Abrazo

Boffa dijo...

Por esas cosas inexplicables de la vida no me tocó estar ahi y cuatro años más tarde me sigo preguntando por qué.
Esa noche, en el momento del recital, estaba caminando por plaza once con mi perro...
Desgraciadamente, viví lo mismo que se veía por la tele y también pensé "qué chiquitos"

Natu dijo...

Brujo pasa por mi blog que tenes un regalito!
Besos

Horacio dijo...

faaaaaaa, cuántos seguidores que tenés!!!

Carolina dijo...

Qué buenas palabras Brujo.

Lástima que sean por algo tan feo...
Ese día llegaba a mi ciudad natal para pasar año nuevo con mi familia, me tiré en la cama de mis viejos a ver tele, puse TN para ver la temperatura y me enteré.